29 septiembre, 2016

La narrativa de tu clase. Lo que pasa en tu aula en una hora.

The road line perspevtive direct in to mountain in Autumn season

Tienes por delante una hora de clase con un montón de alumnos, ¿qué es lo que piensas hacer para llevarlos a donde los quieres llevar? Se trata de diseñar un camino, una especie de juego, una historia, una aventura, incluso una pista americana, si quieres ponérselo difícil. Pero incluso esa última opción tiene algo de divertido y de reto.

¿Cómo puedes hacerlo de manera fácil para diseñar clases que tengan la estructura de una historia o de una aventura?

Vamos a verlo.

  • Decide a dónde los quieres llevar. Si no sabes a dónde vas, acabarán en otra parte.

Es muy importante que tengas clarísimo lo que esperas conseguir de la clase que estás preparando. Muy concreto y sencillo. No es lo mismo pretender que tengan curiosidad por algo que conseguir que entiendan perfectamente una idea abstracta. Eres tú quien ha de tomar la decisión de a dónde los llevas. Plantéate el “para qué” de cada clase y haz que todos esos objetivos parciales de cada clase encajen en el objetivo final del curso. Si das un curso de emprendeduría a alumnos de 14 años no puedes plantearte como objetivo del primer mes que monten una empresa porque está muy lejos de sus intereses y se desconectarán. Yo te aconsejo que hagan proyectos más cercanos a su realidad, como por ejemplo, que preparen un viaje en grupo a una ciudad de otro país con sus padres o con un grupo de amigos. Todo lo que tendrán que decidir les entrena a lo que tendrían que hacer para montar un negocio, pero les queda mucho más cerca y es más divertido.

  • Estructura tu clase en tres partes

La estructura normal de las historias es la que se divide en tres partes. Al menos es la más sencilla, así que no te compliques la vida y empieza por ella.

La primera parte, de unos diez minutos, es el PLANTEAMIENTO de la aventura. Tienes que prepararlos para lo que harán, así que elige algo que les haga empezar a calentar, como si fuera un entrenamiento. No puedes empezar muy fuerte porque sino se lesionarán, es decir, se desconectarán, se pondrán nerviosos, protestarán y no harás nada más en el resto del tiempo. Elige actividades que predispongan a lo que luego harán o que sean muy distintas. Las dos opciones son correctas. Una calienta los “músculos”, la otra los “relaja”.

Elige algo que sea sencillo, que sea divertido, que suponga que hablen entre ellos y que tengan que pensar en grupo. Sea la que sea tu asignatura puedes encontrar muchos recursos si los buscas; si no los buscas y estás atento, es probable que también te llegue alguno; pero si piensas que esto es una pérdida de tiempo, no te llegará nada. Si no encuentras ideas en este sentido, dime cuál es la asignatura que impartes y yo te ayudo a buscar. ¿Qué más quieres?

La segunda parte que tenga una duración de unos 25 minutos. Es el NUDO de la historia. Piensa que  algunos estudios apuntan a este como el tiempo de atención en que damos el máximo de nosotros mismos, los 25 minutos de oro de tu clase. Aquí deberías desarrollar la tarea principal que te hayas propuesto para conseguir tu objetivo definido. Si has de explicar algo, aprovecha esos 25 minutos de oro. Si han de hacer un ejercicio individual aprovecha ese rato. Que calcules que tienes sus 25 minutos de atención máxima no supone que puedas hacer un rollo de explicación ni una serie de actividades repetitivas y poco motivadoras. Eso no te dará resultado nunca. Otro día hablaré de las explicaciones y de las actividades.

Y la tercera parte, en la que ya te has gastado los 25 minutos de oro, es el DESENLACE. Te recomiendo actividades en equipo. Insisto mucho en la necesidad de que en las escuelas enseñemos a trabajar muy bien en equipo porque eso hará que nuestros alumnos sean más competitivos en sus trabajos futuros sean los que sean. Aprovecha para que cambien de sitio y se levanten y muevan mesas y todo eso que te fastidia tanto pero que ayuda mucho para que hagan un break entre la actividad principal y esta secundaria. Recuerda que ya te hablé de esto en uno de mis post anteriores.  Déja claro lo que esperas del trabajo que harán en equipo, apúntalo en la pizarra, pon una imagen o dáselo por escrito. Recalca lo que será muy importante y déjalos empezar. A lo largo de los 25 minutos de esta actividad paséate por las mesas, interésate por cómo van, pregúntales lo que han visto y si tienen dudas. Cuando hacemos esto generamos un vínculo con ellos en grupo y damos un valor añadido a nuestra clase que te recompensarán con interés y  atención en la próxima, seguro.

  • Termina la clase como lo hacen las series de televisión

Soy un apasionado de muchas series de televisión y de la estructura narrativa que tienen. En mi agenda siempre hay tiempo para seguir un montón de esas historias por episodios. En la actualidad estoy siguiendo simultáneamente 12 series distintas. Así que sé de lo que te hablo. Los guionistas  saben muy bien cómo hacer que no perdamos el hilo y que la semana siguiente estemos esperando el próximo capítulo con ansia. Una de las cosas que hacen es anunciar con lo que llaman un “next” lo que ocurrirá en  ese siguiente capítulo. Eso genera espectativas de lo que vamos a ver y prepara al espectador para la emoción que no puede perderse. Haz lo mismo. No desveles nada definitivo, pero apunta algo que genere esa espectativa tan interesante de conseguir. Yo suelo guardarme las sorpresas para el día en que las programo, pero siempre apunto algo para que estén alerta. Es una buena forma de decir “CONTINUARÁ, NO TE LO PIERDAS”.

Jaume Josa, septiembre de 2016

laescuelacoach

Recursos para profes que buscan formación práctica, útil y divertida

Click Here to Leave a Comment Below

Leave a Reply: