19 enero, 2017

Cómo aprenden los que juegan con videojuegos

Closeup of man playing videogame on smartphone in evening¿Cómo son tus “clientes”? Esa es una de las claves del márqueting en cualquier momento de la historia, pero más que nunca en el siglo XXI. Como profe de asignaturas de márqueting y comunicación y como consultor de empresas de todo tipo sobre aspectos de comunicación externa e interna siempre insisto mucho, pero mucho mucho, en que lo primero que han de hacer es decidir a qué público van. ¿Qué es lo que quieres pescar? es la pregunta correcta cuando queremos que nos “compren” algo. Lo que sea: un producto, un servicio, una entrada para ver un concierto o una clase de mates. Sí, también una clase de lo que sea hay que venderla. Si vendes bien algo, generas atención, expectativas, interés y compromiso. Todas ellas actitudes valiosas para cualquier profe. Así que empieza a plantearte cómo es tu cliente, como ya te decía en otro post, y así conseguirás conectar mejor con él y hacerle llegar “tus productos” de una manera más precisa y te aprovecharás de su interés para que te “los compre”.

Hoy te voy a hablar de un aspecto de tu cliente, en el post al que me refería antes y en el vídeo que puedes encontrar en mi canal ya encontrarás otros aspectos de tu cliente que te ayudarán mucho a conectar con él. Del que vamos a hablar ahora es de cómo juega “tu cliente”. ¿Crees que eso no es importante para ti como profe? Te equivocas. Eso da muchas pistas de cómo puede aprender tu alumno.

Aprendemos jugando. Los juegos son nuestro primer entrenamiento para aprender a hacer cosas. A distintas épocas, distintas maneras de jugar y, por tanto, distintas maneras de aprender. ¿Cómo aprendíamos los que ahora estamos al entorno de los 50 años? Te lo explico por si eres más joven. Si jugabas y fallabas, dejabas de jugar. Fallar suponía aburrirse, desaparecer del grupo, mirar y quedar fuera. A pillar: cuando te pillaban se había acabado, mirabas; al escondite, cuando te encontraban se acababa tu participación, a mirar a los demás; a mate, si te mataban te ibas a la cárcel y tocabas menos balones que antes; … En la mayor parte de juegos, perder suponía dejar de jugar y pasar a ser un espectador, algo mucho más aburrido y sin aliciente. Así que aprendíamos a no fallar. En el cole era lo mismo, no podías fallar. En un examen te la jugabas, en cada examen te la jugabas, no había vuelta de hoja. Y si suspendías, dejabas de jugar con ese grupo y repetías curso o volvías a jugártela más adelante en una recuperación a cara o cruz. Normal. Nadie lo encontraba raro. En la primera carrera que estudié yo me pasaba un curso entero, nueve meses yendo a clase y en junio tenía un examen en que entraba todo, si te iba bien seguías, si te iba mal repetías. Game Over. Los profes más enrollados, los más jóvenes, ponían dos exámenes, uno en febrero y otro en junio. Los adorábamos. Pero la idea era la misma: no falles porque te la juegas: dejarás de jugar.

Pero hoy en día nuestros alumnos no juegan de la misma manera. Como dice Gonzalo Frasca, doctor en videojuegos por la IT University de Copenhague y uruguayo, explica en muchas de sus charlas los vídeojuegos han educado una manera de aprender distinta que en los centros de enseñanza podríamos aprovechar para usar como vehículo educativo. Vamos a verlo. ¿Cómo se juega a un videojuego ahora? Te compras el videojuego que te puede costar una pasta -70€, por ejemplo-; lo pones en tu vídeoconsola 3D conectada a otros jugadores de todo el mundo; empiezas a jugar sin leer las instrucciones de juego que no existen; te matan; vuelves a empezar; te vuelven a matar (probablemente aunque quizás un poco más tarde que antes); vuelves a empezar;  al final pasas la pantalla; empiezas otra; te matan; vuelves a empezarla; ya no te matan tantas veces; pasas más pantallas; acabas con la aventura; eres un crac; te compras la edición II del mismo vídeojuego y vuelves a empezar.

Así juegan nuestros alumnos. Así aprenden.

Haz que el método de aprendizaje de tu asignatura se parezca a esto y verás como entienden el lenguaje que estás usando, verás como “tus clientes” comprenden la “mecánica de juego”. Es como juegan, por tanto, será más fácil que aprendan así que como lo hacíamos en el siglo pasado, ¿no te parece?

Para adpatarte a esa forma solo has de tener en cuenta estas sencillas “instrucciones de juego”:

  • No des demasiadas instrucciones de como hay que hacer las cosas. Si les das pistas sabrán encontrarlas. Si es en grupo, las encontrarán todavá más fácilmente.
  • Que empiecen a HACER lo que han de aprender. Ten por seguro que se equivocarán -el juego de aprender los matará-, así que no hace falta que ese primer contacto con HACER suponga ninguna nota. No evalúes con notas eso, simplemente deja que jueguen, evalúalo por la actitud.
  • Planea actividades en que haya que volver a HACER después de haber hecho lo mismo antes y haber fallado. Déjalos que fallen, provoca que fallen, felicítales por fallar; pero dales la oportunidad de volver a HACER.
  • Una vez pasen de tema, de pantalla, deja claro que empieza una nueva. Comparte lo que han de haber aprendido de la pantalla anterior para superar la siguiente, lo que no hace falta que vuelvan a aprender porque ya saben HACERlo y eso facilitará que pasen mejor la siguiente.
  • Repite el proceso con cada tema, pero no olvides variar las aventuras, hacerlas más difíciles, plantearlas como retos, premiar los éxitos. Si todas las pantallas son iguales, nadie te comprará el juego porque es un aburrimiento.
  • Cuando ganen el juego, celébralo con fuegos artificiales y que los que ganen antes ayuden a los que aún no han ganado, favorece el aprendizaje colaborativo, que es lo que ellos ya saben hacer cuando una pantalla se les hace muy difícil. Lo que hacen es ir a buscar en Youtube un vídeotutorial de alguien que ya la ha pasado. Pues que los primeros que la pasan se conviertan en “vídeotutoriales con patas”.

Funciona. Te lo garantizo. Y además a la que has puesto el sistema en marcha tú tienes menos trabajo y ellos obtienen mejores resultados. ¿Qué más quieres?

Jaume Josa, enero 2017

laescuelacoach

Recursos para profes que buscan formación práctica, útil y divertida

Click Here to Leave a Comment Below

Leave a Reply: