26 junio, 2016

6 actitudes de Simeone que pueden ayudarte en la motivación de tus alumnos

simeone-celebracion-1459860369202Vamos con el segundo artículo de esta serie de cuatro que te anuncié el martes pasado y que empezó con el que dediqué a Zidane. Hoy vamos a ver lo que ha hecho otro gran entrenador de fútbol para copiar lo que él ha hecho y llevarlo a nuestras clases. Se trata de Diego Pablo Simeone, el entrenador argentino del Atlético de Madrid, un club que con mucho menos presupuesto que la mayoría de grandes clubs de Europa se ha plantado en dos finales de la Champions League en tres años y ha ganado una Liga a dos de los más grandes como son el Real Madrid y el Barcelona. Algo hará muy bien si consigue eso con jugadores mucho menos importantes que los que tienen otros clubs.

Vamos a verlo.

Yo insisto mucho cuando doy charlas y conferencias en colegios y en jornadas de educación que el liderazgo es básico en los resultados que consiguen los equipos. Como en los colegios trabajamos -o deberíamos- en equipos, variados y distintos, el liderazgo va a ser una pieza clave del éxito. Así que nos fijamos en uno de los personajes del mundo del fútbol que mejor representa la idea de liderazgo. Y para ser un líder como Simeone, ¿qué hay que hacer?

  • Rodearte de líderes con mucha personalidad

Si el mensaje que transmitirás a tu equipo es que es muy importante el carácter, la personalidad, la capacidad de tomar decisiones y el compromiso, es imprescindible rodearse de personas así. Eso es lo que ha hecho Simeone en el staff técnico del Atlético de Madrid. No quiere secundarios que aplaudan sus decisiones, sino líderes que tomen las suyas propias y las sepan transmitir a su equipo. Las dos piezas principales son Germán “el Mono” Burgos, segundo entrenador, y Óscar “el Profe” Ortega, que es el preparador físico. Haz clic sobre los nombres y comprenderás lo que intento que veas. He trabajado en y con empresas en las que el que dirigía se rodeaba de secundarios sin personalidad que no eran nada críticos con lo que él hacía, que no le hicieran sombra. Cuando pasa eso, el mensaje que de verdad se envía al equipo es “soy tan poco valioso y tengo tan poca personalidad que si alguien me hiciera sombra yo no sería nada y se notaría, así que me rodeo de ciegos y como soy el tuerto del grupo ya veo más que ellos”. Y aunque nadie hable de ello, todos los del equipo lo saben.

Si el mensaje que quieres enviar a tu equipo, a tus alumnos, es que valoras que aprendan a tomar decisiones y a pelear por cada mejora, por cada objetivo, deberás rodearte de gente que transmita eso, no que viva a tu sombra. Así que potenciar el liderazgo personal de los alumnos y obligarles a tomar decisiones y a defenderlas será muy educativo. Verás cómo salen a comerse la hierba… o las mesas.

  • Encontrar una idea motivadora que ayude al objetivo

¡Y formularla de manera clara y sencilla! Eso es un recurso que utiliza la publicidad constantemente, es el eslogan de la campaña de un político, es el “Impossible is nothing” de Adidas; es el “Yes, we can” de Barack Obama; es el “Up with de people” de Coca Cola en los años 80. Simeone y su equipo utilizaron un eslogan muy potente que la afición y el club adoptaron rápidamente y lo convirtieron en bandera: “Nunca dejes de creer”. Está todo dicho, cuando haya dudas podrás recurrir a él, cuando alguien tenga la tentación de rendirse podrá recordárselo a sí mismo o al de al lado y recargar las pilas y el objetivo.

¿Cuál va a ser tu eslogan cuando entres en un aula en el próximo trimestre o en el próximo curso? Piénsalo, que te defina y transmita tu espíritu, que hable de tu objetivo, que puedas decirlo muchas veces y los que forman tu equipo estén orgullosos de recordarlo. Que sea el cargador de las baterías en momentos de dificultad.

  • Tener muy claros los puntos fuertes que tenemos como equipo

¿En qué somos muy buenos? En algún otro artículo ya has visto que hablo sobre ese tema que tiene un poder enorme para conseguir resultados extraordinarios. Simeone sabe que sus jugadores no pueden jugar como lo hace el Real Madrid, El Barça o el Bayern de Múnich, pero sabe aún mejor cuáles son sus armas para ganarlos y las explota al límite absoluto. Esa es la clave: saber en qué es muy bueno tu equipo, hacer que lo tengan muy claro, darle mucho valor a eso -incluso por encima del valor de lo que hacen bien los demás- y estar orgulloso de ello. Esta cadena emocional que te describo en la frase de arriba es fundamental para conseguir resultados con equipos de personas que no saben todavía lo buenos que son.

Cuando voy a asesorar a algunas empresas es por lo que empiezo. Necesitaré que den un salto hacia los cambios que van a decidir, así que necesito que sepan que saltan muy bien. Hazlo con tus alumnos. Que sepan en qué son muy buenos individualmente y como grupo; dales tú, que eres su líder, mucho valor a eso que son sus virtudes para potenciarlas cada día; y muéstrate orgulloso de sus éxitos y de tu equipo. Verás cómo, si lo haces, cada vez son más buenos porque creen más en lo que pueden hacer.

  • Que cada uno haga lo que ha de hacer y lo que sabe hacer mejor

Otra de las claves de los éxitos de los equipos de Simeone se basa en hacer que cada miembro del equipo haga lo que hace bien. No pretende jamás que sus jugadores sean polivalentes sino especialistas. En el mundo del siglo XXI la especialización es extraordinariamente importante. Nos permite acceder a mercados pequeños con gran potencial. Intentar vender a todos es imposible, así que elige a quién le vendes lo que haces. Busca tu nicho de mercado y explótalo a máximo. Eso hace el Atlético de Madrid. No pretende seducir con su propuesta. No pretende jugar al ataque. No pretende ganar seis a cero. Busca ganar trabajando mucho todos. Si hay que perder tiempo, se pierde. Si hay que hacer faltas, se hacen. Si hay que presionar al árbitro, se le presiona. Si hay que defender un uno a cero, se defiende. Y su público se lo compra porque detrás hay una razón que seduce y les hace estar orgullosos de algo.

Una vez sepas las virtudes de tu equipo, conviértelas en su principal valor y que las de cada uno cada vez sean más potentes. Eso hará que puedan establecer relaciones de colaboración y confianza entre ellos y hacerse cada vez más fuertes como equipo. Busca en qué se especializa cada uno de tus alumnos a nivel de características personales y verás cómo luego encuentra a su público y tiene éxito.

  • Hacer que los que forman su equipo se muestren mejores de los que son

La clave de un gran líder es conseguir que los que forman sus equipos cada día sean mejores. Eso es el liderazgo del siglo XXI y nada más. Crear condiciones, no mandar y ordenar. Simeone es un maestro en eso. Los jugadores que en otros equipos y con otros entrenadores pasaban desapercibidos con Simeone en la dirección estallan como extraordinarios futbolistas (Gabi, Koke, Saúl Ñíguez, Thiago, Yannick Carrasco, Torres, Jiménez, …). Incluso te diría que observaras lo que ocurre con esos jugadores cuando abandonan la disciplina de Simeone. No eran tan buenos como parecía (Diego Costa y Arda Turán son solo dos casos de una larga lista.)

Aportarles a los que forman tu equipo tanto valor que los hagas mejores es algo que no olvidarán jamás cuando el tiempo los lleve a otros lugares y a otras profesiones distintas a la de estudiante. Tu liderazgo se convertirá en su inspiración para desarrollar el suyo propio. Se convertirán en líderes de personas que cada día son mejores porque quien los lidera sabe crear las condiciones para que eso tan mágico ocurra.

  • Máxima exigencia

He discutido a veces con profes de la vieja escuela que me dicen que yo voy de profe guay. Y eso me molesta porque el que me lo dice es incapaz de verbalizar qué es lo que significa ese término “guay”. Si se refiere a que me parece muy importante el ambiente del equipo, es verdad, me importa mucho porque lo considero clave para conseguir resultados; si se refiere a que no me gusta poner deberes ni exámenes y que intento encontrar fórmulas para evaluar mucho más propias del siglo XXI, tiene razón; pero si se refiere a que rebajo mis niveles de exigencia, es falso. Soy extraordinariamente exigente con mis alumnos y para eso necesito tenerlos de mi lado. Precisamente porque les voy a estrujar cada ápice de su trabajo y de su tiempo en mis horas de clase necesito crear el ambiente para que lo hagan sin imponerlo, sino porque comparten el proyecto. Eso es lo que ha conseguido “el Cholo” Simeone en su equipo y en todo el club. Eso se consigue con muchísima exigencia con los que forman tu equipo y contigo mismo.

Y ahora te toca a ti. ¿Vas a hacer algo para convertirte en un líder como el Cholo?

¡A copiar, ya!

 

Jaume Josa, junio de 2016.

laescuelacoach

Recursos para profes que buscan formación práctica, útil y divertida

Click Here to Leave a Comment Below

Leave a Reply: